Contra Franco no hay Ley que valga.

miércoles, 19 de enero de 2011
No ha pasado ni un año cuando la Ilustrísima Alcaldesa de Cáceres la ha vuelto a liar. El motivo es el mismo que el de aquélla otra vez, al intentar de nuevo aplicar la Ley de (des)Memoria Histórica para poder retirar un emblema -en esta ocasión al menos han tenido la ocasión de molestarse en comprobarlo- franquista. Éste se encuentra situado en el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJE), conocido comúnmente como la Audiencia, tratándose de un águila esculpida en la pared con el emblema «ESPAÑA, UNA, GRANDE, LIBRE», obra del artista extremeño Pérez Comendador, colocado en este edificio en 1.958. Personalmente tengo un vago recuerdo de este escudo, pues -pese a vivir cerca del edificio- paso más por la otra fachada, la cual tiene la seña de Carlos IV.

Escudo franquista en la fachada de la Audiencia (Cáceres). Fuente: Emrique Viola.
Hasta aquí todo parecería normal sabiendo cómo están estos tiempos en los que, cualquier bien relacionado directa, indirecta, o estúpidamente con la Dictadura, tiene asegurada la polémica por parte de si debería ser retirado o no -hasta emblemas de época de Isabel y Fernando-. ¿Qué falla de todo esto? Pues que a nuestros dirigentes pro-igualitarios, liberales y constitucionales, con las prisas por extirpar esta mácula cuanto antes de nuestra Historia Contemporánea más oscura y vergonzosa, se les olvidó repasar otras leyes que -por pequeñas y olvidadas que estén-, existen, y por lo tanto deben ser si no cumplidas, al menos respetadas. La Ley en concreto es la 2/1999, en la cual se establece que «todos los escudos y emblemas son Bienes de Interés Cultural de la Comunidad Autónoma. [...] Supone la máxima protección del bien frente al expolio y la destrucción; [...] la infracción tiene importantes sanciones económicas»; además, viola la Ley 42/2007 de la propia Memoria Histórica, la cual «permite a la Administración pública competente retirar de los edificios públicos los escudos o emblemas "franquistas" salvo que concurran razones artísticas, arquitectónicas o artísticos religiosas protegidas por ley», lo cual ocurre en este caso con la escultura del artista extremeño, pues según el heraldista Pedro Cordero Alvarado desde el punto de vista artístico «es uno de los ejemplares heráldicos más notables de los que existen en Cáceres y seguramente en toda Extremadura».

De esto se ha percatado el joven historiador cacereño Antonio Manuel Barragán-Lancharro, quien presentó ante la Junta de Extremadura una denuncia sobre la retirada de dicho emblema. Tiene el apoyo del Instituto de Estudios Heráldicos y Genealógicos de Extremadura y de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, así como diversas asociaciones y personajes vinculados a la cultura, quienes han organizado ya concentraciones ante la fachada de este edificio.

Además de todo esto, ha ocasionado otra polémica, pues el destino del emblema será Salamanca, colocándose en el Museo del Centro Dcumental de la Memoria Histórica -donde los famosos papeles, vamos-, un tanto contradictorio cuando hay en Hervás -en la misma provincia- un museo dedicado a este autor.

Pese a que en un principio se ordenó la paralización de las obras, esta misma mañana han desestimado el recurso, por lo que se continuarán las obras para retirar el escudo, sentencia que seguirá dando polémicas entre unos y otros. Sí, forma parte de estos dirigentes con escasos estudios y cultura violar leyes que ellos mismos elaboran y pisar otras existentes en el nombre de la igualdad y la libertad, imponiendo ellos su propia Dictadura, tan criticada por ellos mismos. Parece que olvidan aquélla sentencia de Jorge Santayana que reza «aquéllos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo» que tanto aman y se encargan de proclamar por doquier, pero luego son los primeros en olvidar su pasado, plasmándose el culmen de esta hipocresía en la Ley de (des)Memoria Histórica...

El siguiente paso será destruir las estatuas de todos los grandes conquistadores que, en nombre de España y la Cristiandad -términos que provocan en estos personajes urticarias y pústulas-, tanto abusaron  de los indígenas del Nuevo Mundo y tantas matanzas y derramamientos de sangre hicieron. Y ya puestos, derribemos las celebérrimas y emblemáticas pirámides de Egipto, pues no hay que olvidar que fueron construídas en condiciones similares a las de un tal Valle de los Caídos.

Enlaces a la noticia:
Votar esta anotación en Bitácoras.com

2 comentarios:

{ El último de Filipinas } at: 20 de enero de 2011, 8:46 dijo...

Seguro que no se atreven a desmontar los pantanos.

{ Camino } at: 11 de febrero de 2011, 0:44 dijo...

Me parece una falta de respeto grandísima lo que esta haciendo la señora alcaldesa de Cáceres. Lo malo es que este fenómeno no está sucediendo solo allí, ya que pronto se dará en más de una ciudad gobernada por estos haraganes. Y lo peor es que se creerán que han inventado algo nuevo, porque ya me dirás tú, borrar la "memoria" de ciertos hechos a base de destruir patrimonio...ya lo hacían los egipcios.

En fin, una vergüenza de gobierno, y por supuesto de alcaldesa.

Publicar un comentario en la entrada