Cuando los "llorones" llegan a tu casa.

viernes, 18 de noviembre de 2011
Viernes, 18 de Noviembre de 2011. Faltan escasos dos días para que haya Elecciones Generales en España. El  2011 no ha sido un año como otro cualquiera, pues el PP, la derecha, los fascistas, los que censuran todo o como lo quieran denominar, se cierne impasible sobre la Moncloa y sobre la carroña dejada por el actual Gobierno socialista, como un buitre hambriento que planea sobre un cérvido desnucado en Monfragüe -mismamente-. En Mayo se daba el primer aviso: La derecha, triunfaba en las Elecciones Municipales. Los rojetes anti-todo, viendo el percal que se les venía encima, decidieron "indignarse" en masa, pues estaban viendo que, el socialismo que tanto amaban, les estaba decepcionando, y el Gobierno en el que tantas ilusiones habían apostado, se iba al garete; aunque claro, estas desilusiones perfectamente podrían deberse a la idea que tienen estos jóvenes del comunismo, socialismo, anarquismo, republicanismo, etc., cebados por una idea romántica -sin haber leído nada sobre estos pensamientos-, alimentados sólo por la moda de ser de izquierdas.

Así pues, este grupete de "indignados" -término que corregiré en adelante-, organizó manifestaciones y reuniones lúdicas en plazas públicas, gimoteando porque la que se les venía encima era gorda: Volvía la temible derecha, se acabó "su" libertad y su vaguería, pues lo que más temen es que se ponga órden a base de mano dura, sin talantes. Pese a que en un principio se intentó moldear este "movimiento" de plural y apolítico, la mayoría de los españoles veíamos que tarde o temprano, se acabaría yendo todo hacia la izquierda, como suele suceder en estas cosas; y así fue.

Autoproclamados "indignados", pero que no dejan de ser "llorones". Lloran porque gana la derecha, lloran porque viene la mano dura -y ya me dirán la mano dura que tiene Mariano Rajoy, que sería comprensible si la jefatura cayera en manos de Espe-, lloran porque no tienen trabajo -¿acáso lo han buscado?, ¿acáso aceptarían trabajar de jornaleros, en la construcción, en una cantera o talando pinos?, ¿o es que quieren un trabajito en una oficina bien colocaditos con un súper contrato y un mega sueldo?-, lloran porque no se salen con la suya, lloran porque viene el Papa -como un niño asustado cuando viene el coco-, lloran porque "su" democracia no funciona, lloran de impotencia al ver lo que su queridísima izquierda les ha traído; y como niños de papá malcriados en una sociedad en la que lo tienen todo, en la que se quejan de vicio, en la que lloran por moda a llorar, pues la montan a ver si se pueden salir con la suya -cosa que, no ha salido, pues un niño de papá no sabe perder, no sabe afrontar la derrota, y que unas veces se gana, y otras se pierde-.

Muchos dirán «¿y qué hace el bobo este hablando ahora de Mayo cuando estamos en Noviembre?». Bueno, como todo, tiene su explicación racional. En este medio año, siempre he intentado pasar de estos llorones, pues lo único que consiguen es distraerme de mis quehaceres diarios y pensar qué es lo que hemos hecho mal en el s. XXI. Hasta ayer. Ayer, los llorones llegaron a mi casa. Ayer los llorones, entraron en mi Facultad. Ayer los llorones, destrozaron mi Facultad. Yo, por azares del destino, no me encontraba allí -pese a ver estado la hora antes en clase y en la biblioteca-, librándome de presenciar el acto que montaron allí.

Sobre las 20-20:30, tras haberla montado por la ciudad charra, tras haberle puesto un parapeto a la estatua de Fray Luis de León -y van ya cuatro desde que yo estoy en la Salmantina-, decidieron finalizar su manifestación en uno de los reductos de la izquierda más importante de la ciudad: La Facultad de Geografía e Historia, donde saben que iban a estar a salvo -a Derecho o Medicina no van los bichejos, ¡qué valientes son!-. Así pues, pusieron barricadas -¡en plenas horas lectivas!- y se pusieron a liarla, pues como buenos nenes de papá, hay que montarla para llamar la atención. Los periódicos salmantinos que han abordado la noticia, han contado su versión -aparte de que los llorones les increparon por hacer fotos y redactar la noticia (¿libertad de prensa? ¿libertad de oficio? pjpjpjpjajaja)-, con apenas fotos de lo que pasó allí. De las pocas que he podido conseguir, es la siguiente, en la cual se puede apreciar una ínfima parte de lo que yo he llegado a ver -pues por dentro, estaba aún mucho peor-:

Barricada situada entre la entrada de la Facultad y el pasillo donde están los
despachos de los profesores. Los sillones están situados en la otra punta de
la Facultad -por lo que los han traído de bien lejos-; los bancos en el mismo
pasillo de los docentes. Fuente: La Gaceta de Salamanca
Repito, lo que se aprecia en la imagen es muy poco comparado con lo que se veía por los pasillos de abajo, donde había mesas de estudio puestas en horizontal -con los bancos de soporte para que no se cayeran- obstaculizando los pasillos, mesas que miden unos 4 o 5 metros de ancho, por lo que ésta era la altura de la "muralla" que levantaron. También han hecho pancartas en cartón y un gran lema en el suelo: Reacciona. Un tanto idiota, pues parece que buscan que ese "reacciona" sea pisoteado. De todas formas, lo que más me ha llamado la atención, es que para el collage tan bonito que han realizado, han utilizado los papeles que hay por la Facultad, y como se les acabaron, tuvieron que poner propaganda de un conocido restaurante de pizzas.

Luego vendrán diciendo que este movimiento no es político, pero yo he visto ya pintados en unos círculos de adorno que hay en la puerta, símbolos "okupas" -esa O atravesada con un rayo- y anarquistas -la celebérrima A-, así como en la O de "reacciona". Igualmente, la genial idea de pernoctar en la Facultad de Geografía e Historia, fue del Colectivo Estudiantil Alternativo (CEA), de tendencias de izquierdas, estando en esta Facultad su principal base de operaciones.

Muchos lectores estarán pensando «¿pero... es que en la Universidad de Salamanca no hay órden? ¿Es que Salamanca no tiene policías?». Por partes. Según los propios estatutos de la Universidad -en pie desde el Sabio se los diera allá por el s. XIII-, no permiten la entrada de policías ni fuerzas de seguridad estatales -los alguaciles de aquélla época-, por lo que policía o municipales poco pueden hacer. Respecto a lo primero... partamos de que nuestro actual Rector es de izquierdas también, así como un señor que lo único que hace es salir en fotos -¿qué se puede esperar de un tío que en su programa electoral (sí, esto es como las Elecciones) propone llenar el Tormes de... ¡delfines!-. Se pronunció la Vicerrectora de Estudiantes, Cristina Pita -otra de igual calaña-, quien -atención- ¡consintió el encierro! Me hubiera gustado saber si en lugar de CEA, la manifestación la hubieran promovido la Asociación de Estudiantes Independientes de la Universidad de Salamanca (AEUS), homólogos de CEA en la derecha; o si alguien hubiese decidido pasar la noche en el Rectorado o en el Edificio Histórico de la Universidad. Seguramente, les hubieran echado, pero...

Claro que, encerronas y violaciones de leyes aparte, esto encierra otro problema. ¿Qué culpa tienen profesores y alumnos que no comulgan con estos... movimientos de tener que soportar a cinco niñatos de papá? Y algo mucho más importante -y que estos pseudo-defensores de los derechos (tanto humanos como laborales) no se han planteado-, ¿qué culpa tienen los miembros del PAS (Personal de Administración y Servicios) de tener que soportar los caprichos de estos llorones? Porque claro, el servicio de seguridad de la Facultad y los conserjes, tuvieron que hacer noche, y las señoras de la limpieza limpiar las pintadas okupo-anarquistas, retirar todos los papeles y desperdicios que había por el suelo esta mañana, así como -junto con los conserjes-, recolocar todas las mesas, bancos y mobiliario. Estos niños llorones, que lo tienen todo, con familias con la capacidad económica suficiente como para costearles una carrera en una ciudad foránea, así como las fiestas y caprichitos que quieran darse, vienen ahora de anticapitalistas, sin dejar en paz a los que de verdad están en la Universidad para estudiar, para labrarse un futuro, sin caer en la moda de revoluciones idealizadas que han visto en películas y canciones protesta.

A mí, se me viene a la mente la canción Revolution de los Beatles, que seguramente esta gente -dejándose llevar por un título tan reaccionario- estén hartos de cantar, pero sin pensar en qué dice la letra:

You say you want a revolution.                                                   Dices que quieres una revolución
Well, you know                                                                                          Bueno, tú sabes
we all want to change the word.                                                  que todos queremos cambiar el mundo.
You tell me that it's evolution.                                                     Me dices que es evolución.
Well, you know                                                                                          Bueno, tú sabes
we all want to change the world.                                                 que todos queremos cambiar el mundo.


But when you talk about destruction                                      Pero cuando hablas de destrucción
don't you know that you can count me out.                          sabes que no puedes contar conmigo.
Don't you know it's gonna be all right                                     Sabes que no estará todo bien
all right, all right                                                                                  todo bien, todo bien
all right, all right                                                                                  todo bien, todo bien


You say you got a real solution.                                                  Dices que tienes una solución real.
Well, you know                                                                                         Bueno, tú sabes
we'd all love to see the plan.                                                           que a todos nos gustaría ver el plan.
You ask me for a contribution.                                                    Me pides una contribución.
Well, you know                                                                                         Bueno, tú sabes
we're doing what we can.                                                                  hacemos lo que podemos.






But when you want money                                                              Pero cuando quieres dinero
for people with minds that hate                                                  para las personas con mentes que odian
all I can tell is "brother you have to wait".                           lo que puedo decir es "hermano tienes que esperar".
Don't you know it's gonna be all right                                     Sabes que no estará bien
all right, all right                                                                                   todo bien, todo bien.

You say you'll change the constitution.                               Dices que cambiarás la constitución.
Well, you know                                                                                          Bueno, tú sabes
we all want to change your head.                                                que todos queremos cambiarte la cabeza.
You tell me it's the institution.                                                    Me dices que es la institución
Well, you know                                                                                          Bueno, tú sabes
you better free you mind instead.                                               que es mejor que liberes tu mente.

But if you go carrying pictures of chairman Mao,         Pero si vas llevando dibujos de Mao, 
you ain't going to make it with anyone anyhow.             no vas a hacerlo con nadie de ninguna forma.
Don't you know it's gonna be all right                                      Sabes que no estará todo bien
all right, all right.                                                                                  todo bien, todo bien.

Y así fue como, los llorones intentaron hacer su "revolución" en la Facultad de Geografía e Historia un día como otro cualquiera, llamar la atención y sentirse protagonistas de una canción protesta de los años setenta. Y encima para que sólo les haya prestado atención un par de periódicos locales. Podrían haber esperado al lunes para tener a los "fascistas" -pues es como si esta gente no hubiera vivido bajo el gobierno de Aznar-, y así sentirse aún más parte de esa idílica sociedad que aún tienen en mente y que añoran. Si gana el PP, podemos irnos preparando... 

Enlaces a la noticia:

Votar esta anotación en Bitácoras.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada